El reto al cual nos enfrontamos no consiste en trasladar a una tablet todo el papeleo. El reto consiste en dar respuesta a las crecientes exigencias de los consumidores: personalización en el trato y el producto/servicio, calidad, sostenibilidad, inmediatez, y todo ello a un coste competitivo.